The minis, my little vases. Collection Diluvio

A little tale:

De como los minis llegaron a ser.

Mi hija Júlia, desde que tenía tres años, comenzó a regalarme unos ramitos campestres que recogía en el jardín de infancia al que iba todas las mañanas. Margaritas, campanillas, zapatitos de la reina, alguna amapola… Es una costumbre que todavía le dura (Júlia tiene ahora seis años). Estos ramitos son muy especiales para las dos y su emoción al dármelos y la mía al recibirlos es siempre enorme.

El tema es que la mayoría de las veces estos ramitos tienen unos tallos cortos, muy apurados, casi a ras de flor. Al ser ramitos con tan poco tallo no acaban de quedar bien en los recipientes que tenemos por casa y no acabamos de encontrar el recipiente adecuado: los jarrones son demasiado grandes, en vasitos o pequeñas copas quedan bailones… Así que se me ocurrió hacer unos jarrones especiales para estos ramitos infantiles, de tallos cortos. Unos jarrones a la medida de esos ramitos.

Jarrones minis, como minis son los ramitos que nos regalan nuestros hijos. Y el conjunto, los minis y los ramitos, es enorme.